infomedioambient

¡CONOCE Y ACTÚA!


Deja un comentario

Anillas BIODEGRADABLES

Noticias que inspiran y que se merecen un brindis, en este caso ¡con latas de cerveza ! La compañía estadounidense Salwater Bewery ha diseñado para la cervecera Delray Beach unas anillas que son respetuosas con el medio ambiente.

anillas-latas-cerveza-biodegradables-comestibles-saltwater-brewery-6

El mayor reto era conseguir un material lo suficientemente consistente como para soportar el peso de un pack de 6 latas, y que a la vez fuera biodegradable.

¿Cómo lo han conseguido? Pues usando precisamente subproductos procedentes de la fabricación de cerveza, como trigo y cebada. Este material es consistente y a la vez no supone una amenaza para la fauna marina, ya que se puede digerir. La mayoría de las anillas de plástico producidas acaban en el mar provocando el estrangulamiento, intoxicación o afixia de aves y fauna marina. Esperemos que otras compañías sigan el ejemplo de sostenibilidad de Delray Beach y evitemos así los daños animales y ambientales producidos hasta ahora.

anillas-latas-cerveza-biodegradables-comestibles-saltwater-brewery-3

Vídeo sobre esta iniciativa


Deja un comentario

¿Cómo influye el tiempo en tu estado de ánimo?

el-clima-y-el-estado-de-animo-31563

 

Todos hemos oído opiniones acerca del tiempo y su relación con las emociones o la salud. Si no lo sabías, hay unos cuantos factores ambientales que influyen en gran medida en cómo nos sentimos física y mentalmente.

A continuación te mostramos 5 factores que pueden afectar a nuestro comportamiento:

Sigue leyendo


Deja un comentario

¿Conoces las señales de los senderos?

 

¿No tienes claro qué tipos de senderos existen y cómo se identifican? A continuación tienes un resumen con las principales señales :

 

sendero local   S.L : SENDERO LOCAL. Aproximadamente 10 km de longitud. Llevan a lugares cercanos de especial interés.

pr   P.R : PEQUEÑO RECORRIDO. Senderos que no superan nunca los 50 km. Pueden ser de menos de 10 km y seguir en esta categoría debido a otros aspectos como dificultad, pendiente… Pueden partir de un sendero de gran recorrido y llevarnos a algún punto de interés paisajístico, cultural…

gr GR: GRAN RECORRIDO. Superan distancias de 50 km. Su longitud es muy variable uniendo pueblos, comarcas y países.

Una vez visto los colores que definen el tipo de recorrido, vamos a ver los distintos tipos de señales:

 

sen_continuidad

Dos líneas paralelas: continuación del sendero. Cuando una línea diagonal atraviesa la señal, significa que hay una derivación, una ruta que partiendo del sendero principal nos conduce hasta un punto de interés especial: paraje natural, refugio, monumento…

 

giro

 

 

 

 

Cambio de dirección: Nos indica un cambio en la ruta que seguimos hacia la dirección que simula la señal (en esta imagen hacia la derecha).

 

images (6)

Camino incorrecto: Las cruces nos indican que el sendero que aparece no es el que nos interesa en nuestra ruta.

Recordad que estas señales suelen estar en elementos tanto artificiales como naturales, hay que estar atentos para no perderse 😉


2 comentarios

Psicología… ¡pero ambiental!

Puede parecer que estas dos palabras no tienen mucha relación entre sí, o al menos no estamos acostumbrados a escucharlas juntas como un todo, pero la psicología ambiental forma parte de nosotros más de lo que creemos. descarga Se trata del estudio de la conciencia ambiental del ser humano, de la relación entre el  ambiente físico-social-natural y la conducta con los procesos psicológicos. La relación bidireccional entre nosotros y nuestro entorno. Puede que no nos demos cuenta y pensemos que vivimos ajenos a la naturaleza, pero lo cierto es que el medio que nos rodea  influye en nuestro estado de ánimo y en nuestra conducta… o si no, ¿cómo nos sentimos cuando vemos un bosque reducido a cenizas tras un incendio?, ¿o un río contaminado?, ¿o un vertedero?, ¿ o cuando tenemos que pasar  varias horas en ambientes con escasa luz solar? Depende de la persona, pero seguramente encontremos en nosotros algo de desazón o malestar. Sin embargo, nos solemos sentir bastante mejor (problemas aparte) al dar un paseo por el campo, tener un animal de compañía, realizar algún deporte al aire libre, ir a la sierra o descansar en la playa. Resultado de imagen de campoResultado de imagen de playa Resultado de imagen de deportes naturaleza Si el medioambiente influye en nuestro estado de ánimo, lo lógico es que procuremos que esté en condiciones adecuadas para alimentar esas sensaciones positivas que nos hacen sentir mejor. Igual que si me sienta bien hacer tartas tendré siempre en la despensa los ingredientes, o si me gusta montar en bici trataré de que esté siempre a punto. Pues con nuestro entorno exactamente igual. Si nos hace sentir bien “el verde” habrá que comportarse de forma que lo preservemos. ¡Sería de tontos no hacerlo! Por tanto la psicología ambiental es un instrumento clave en  la formación de una conciencia ambiental que nos permita convivir con el medio y preservarlo de un modo sostenible, satisfaciendo nuestras necesidades sin comprometer las de las generaciones futuras. Es la única forma de desarrollar riqueza e incrementar el potencial productivo asegurando oportunidades para todo el mundo, sin poner en peligro nuestra despensa, ese medio ambiente que nos proporciona los recursos indispensables para llevar a cabo todas nuestras actividades diarias. En esta tarea juega un papel fundamental la divulgación científica y la educación ambiental. Por suerte vivimos en una época en la que es muy fácil acceder a cualquier tipo de información, y son numerosas las webs, blogs, secciones en periódicos que tienen su espacio dedicado al medio ambiente. Sin embargo no es suficiente y queda mucho por hacer en cuanto a concienciación ciudadana y política ambiental se refiere, por lo que cada pasito cuenta.

El siguiente vídeo es muy interesante, explica mucho mejor qué es esto de la psicología ambiental, por el autor del blog http://www.psicoambientalia.com experto en este tema. Nos hace reflexionar y habla de cómo es el cambio de conducta, de comportamiento, el que hace que se cambie de actitud, de valores, y no al contrario como se viene educando de forma tradicional.


Deja un comentario

ENFOQUE DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL A DIFERENTES ESCALAS (2º PARTE). ENSAYO.

EJEMPLO DE SEGUNDA ESCALA DE EDUCACIÓN AMBIENTAL: MOVILIDAD SOSTENIBLE.

El segundo escalón en el camino hacia la sostenibilidad que proponemos en este ensayo, tiene relación con la movilidad. Se oye a menudo el término movilidad sostenible, ciudades sostenibles etc.

Todos los ciudadanos, obligados o no, nos tenemos que desplazar por unos motivos u otros prácticamente todos los días. El progreso ha traído consigo la enorme ventaja de permitirnos ir a cientos de kilómetros en pocas horas gracias a los vehículos motorizados, y qué decir ya de poder cruzar un océano en pocas horas o medio mundo en un día. Todo esto es increíblemente beneficioso ya que permite un mayor contacto entre las personas, acceso a información, mayor posibilidad de hacer negocios, crecimiento económico, acercamiento a otras culturas, a otros modos de vida… en definitiva mayor progreso y crecimiento profesional y personal.

El problema viene cuando cogemos el coche hasta para ir a por el pan a 300 metros. Nos hemos acostumbrado a la comodidad, a los 10 minutos menos que tardamos sin tener en cuenta lo que estamos contaminando o el dinero que estamos gastando con esa acción tan cotidiana y “normal”.

Aparte de estos casos, que a alguien le pueden parecer exagerados (pero reales y comprobados en un pueblo de menos de 4000 habitantes), es cierto que la movilidad urbana es necesaria y es un derecho que tenemos como ciudadanos. En las grandes ciudades está más extendido el uso del transporte público, pero su crecimiento, creación de nuevas zonas residenciales, centros comerciales, zonas industriales etc., hacen que el vehículo privado sea el rey indiscutible en nuestros días.

También influyen las características personales como la edad, nivel de renta, capacidades físicas o intelectuales, que en algunos casos limitan la capacidad de los individuos para usar el transporte y acceder a los servicios y prestaciones que ofrece la ciudad. La movilidad  es una fuente de cohesión social que se ha convertido en la cuarta condición de integración después de la vivienda, la salud y la educación.  En este sentido toman vital importancia las políticas de movilidad, que en la configuración actual de las ciudades y modelo de movilidad imperante, aleja a los demás sectores del prototipo de usuario en nuestros días: varón motorizado, con solvencia económica y plenamente capacitado intelectual y físicamente.

Se debe tratar de aplicar medidas específicas que preserven el derecho de los demás sectores sociales, como niños, ancianos, ciclistas y peatones en general, eliminando barreras arquitectónicas, creando caminos escolares seguros, direccionamientos rugosos en el suelo que faciliten la vida a personas con movilidad reducida, y precios de transporte público justos y asequibles a las  rentas más bajas.

Es necesario introducir el término de accesibilidad, que no es más que la facilidad que encuentran los miembros de una comunidad para salvar la distancia que les separa de los lugares en los que satisfacer sus necesidades o deseos.  El enfoque clásico de accesibilidad lo identifica con la facilidad de desplazamiento, induciendo a un continuo refuerzo de las infraestructuras y medios de transporte aumentando la cantidad de tráfico motorizado, y sus consiguientes problemas de congestiones, ruido, contaminación etc. Por tanto es necesario en el marco de la sostenibilidad, enfocar la accesibilidad identificándola con la proximidad: habrá mayor accesibilidad cuanto menor y más autónomo pueda ser el desplazamiento que hay que realizar para satisfacer las necesidades o deseos de los ciudadanos. Se trata de reducir la distancia entre las viviendas y las principales actividades como el  trabajo, compras, educación, ocio, etc., para no generar más necesidades de movimiento que las estrictamente necesarias. De este modo se trata de asegurar una amplia dotación para el acceso a los principales servicios mediante transporte público, bicicleta o peatonalmente.

Para conseguir que este enfoque de accesibilidad se cumpla, es necesaria una ordenación del territorio que reduzca la dispersión urbana y promueva el urbanismo de proximidad. En algunos países como Suiza se han establecido medidas como la desclasificación del suelo urbanizable que se encuentre a más de 300 metros de una parada de transporte público o la prohibición de construir centros comerciales, de ocio o de oficinas lejos de las zonas más pobladas, así como la sustitución de los grandes aparcamientos disuasorios de extrarradio por aparcamientos pequeños cercanos a las estaciones de transporte.

En España nos encontramos con numerosas zonas rurales con problemas de proximidad a núcleos más densos que cuentan con las infraestructuras necesarias para satisfacer sus necesidades, prácticamente obligando a la dependencia de un vehículo propio para el desplazamiento. Este problema se ve aumentado con los recortes económicos que han reducido el número de trayectos realizados por el transporte público que conectaba unos  núcleos con otros. En este caso, la solución es más complicada y pasaría por contabilizar la demanda de los usuarios potenciales de transporte público y establecer recorridos cortos y solapados entre los núcleos más alejados, creando un flujo de transporte dinámico y controlado en horarios y días, que permita al ciudadano estar informado de su mecanismo para poder usarlo de acuerdo a sus necesidades de movilidad. Estaría bien crear una comunidad de usuarios habituales, que viera satisfecha su necesidad de transporte quizá uniéndose a otras comunidades de núcleos vecinos, contando con un vehículo de transporte público que sea económicamente viable, a precio justo para usuarios y para la empresa de transporte. La situación se vuelve mucho más fácil cuando pasamos de movilidad externa a la interna de los núcleos urbanos pequeños. En estos lugares es más frecuente el uso de la bicicleta y de las piernas, y en la mayoría de zonas sin contar con los carriles bici ni aceras o pasos de peatones adecuados, que no importa mucho al contar con un tráfico reducido, pero que no deja de ser un riesgo potencial para la seguridad de los ciclistas, viandantes y conductores.

El reto está en crear una red de transporte público de calidad, que atienda las necesidades de toda la población no distinguiendo por zonas o barrios. Unas ciudades y pueblos que diseñen sus infraestructuras desde el punto de vista de los peatones, ciclistas, creando una red de transporte atractiva y próxima a la población. Para ello es muy importante tener en cuenta el planeamiento y el espacio ocupado por zonas residenciales.

PROBLEMAS DE MOVILIDAD

Como se ha dicho anteriormente, en la actualidad el uso del vehículo motorizado propio impera frente a otras formas de movilidad. Este modelo no cumple con las características de la movilidad sostenible, todo lo contrario,  generando una serie de problemas que se describen a continuación:

Los problemas asociados al tráfico motorizado no son pocos:

– Consumo de energía

En España el transporte es el sector que más energía final consume, alcanzando un 39% del total nacional, y del que aproximadamente un 15% se debe al vehículo turismo (fuente: IDAE). Además, hay que sumar la energía consumida en la fabricación de vehículos e infraestructuras, y la dependencia de combustibles de origen fósil no renovables, cada vez más escasos y que son necesarios importar, aumentando nuestra dependencia energética como país del exterior.

Dentro de la escasa eficiencia energética de los medios de transporte actuales, exceptuando la bicicleta y el transporte a pie, el más eficiente energéticamente es el tranvía, seguido del metro, autobús, moto y por último el coche. La elevada eficiencia del sistema ferroviario se basa en los modernos motores eléctricos de tracción, a los cuales se les añaden los sistemas de recuperación de energía y el bajo rozamiento rueda-carril, diez veces inferiores al neumático-asfalto, que ofrecen  en conjunto un rendimiento de hasta el 70%, entre 3 y 5 veces más que un coche convencional. A la elevada eficiencia energética se le añade una alta ocupación. La suma de los dos factores es la que determina que sus consumos por pasajero/km transportado sean hasta 20 veces inferiores a los del coche.

Según el IDAE,  si se dejase de utilizar el coche en los trayectos inferiores a 3 km, se reduciría el consumo de energía en un 60%

 – Contaminación atmosférica

Se define contaminación atmosférica como la presencia en la atmósfera de sustancias extrañas o en concentración superior a la habitual, que suponen una amenaza para la vida humana, vegetal o animal, o el entorno, o que interfieren en la comodidad o disfrute de los bienes humanos. La causa principal de contaminación del aire es la combustión, y los vehículos al ser los principales consumidores de combustibles fósiles, constituyen la mayor fuente de contaminación. Los gases de escape de los vehículos a motor tienen efectos para la salud humana como enfermedades en la piel, irritación de ojos, naríz , garganta y vías respiratorias, y presentan elementos cancerígenos como el benceno o mortales como el CO. En el medio ambiente tienen como consecuencia la formación del efecto invernadero, lluvia ácida y contaminación urbana. Los principales contaminantes emitidos son el CO, los NOx, hidrocarburos no quemados y material particulado. Si la combustión fuera total, los únicos contaminantes serían el CO2, que no es tóxico para las personas, pero sí contribuye al efecto invernadero, y vapor de agua; el nitrógeno no se alteraría ni formaría ningún compuesto secundario peligroso. Los NOx, precursores de la formación de ozono y de la contaminación fotoquímica, no proceden del proceso de combustión en sí, si no de las altas temperaturas alcanzadas en el motor por oxidación del nitrógeno del aire. Los SOx y NOx son los causantes principales de la acidificación del agua y del suelo. De unas 200 toneladas al año de SO2 que se emiten globalmente, aproximadamente la mitad se deben a actividades humanas, por oxidación de las trazas de azufre contenidas en los combustibles.

En cuanto al tipo de motor: de explosión (si funciona con gasolina) o diésel (si funciona con diésel o gasóleo), en general y debido a los avances en el control de emisiones en los últimos años, los motores diesel contaminan menos que los de gasolina.

El agotamiento de los combustibles fósiles y algunas normas ambientales más estrictas, están empujando a la industria a optar por energías alternativas. Para contabilizar las emisiones debidas al uso de los distintos tipos de combustible, hay que tener en cuenta las que se producen a lo largo de todo su ciclo de vida. Algunas energías alternativas son las siguientes:

  • El H2 es el candidato principal a convertirse en el combustible del futuro. Uno de los puntos clave en el uso del hidrógeno en los vehículos es su almacenaje, que puede hacerse tanto como gas comprimido o como líquido, o empleando un compuesto químico rico en hidrógeno (como el metanol) que se transforma en hidrógeno dentro del propio vehículo. A pesar de que el hidrógeno empleado en una pila de combustible es neto en términos de emisiones finales, sus emisiones de CO2 y de otros contaminantes a lo largo de su ciclo de vida dependen de cómo se ha producido dicho hidrógeno.
  • Los biocombustibles se obtienen a partir de la descomposición de compuestos orgánicos. Los principales son el bioetanol y el biodiésel. El bioetanol se obtiene fundamentalmente mediante la fermentación de granos ricos en azúcares o almidón, como por ejemplo los cereales, y se utiliza en los motores de explosión como sustitutivo de la gasolina o bien se mezcla. El biodiésel se obtiene de plantas oleoginosas, como el girasol y la colza (aunque también se pueden utilizar aceites vegetales usados como materia prima), y se utiliza en los motores de compresión como sustitutivo del gasóleo, o bien se mezcla con éste. Un ejemplo de sostenibilidad asociado al uso de biocombustibles, es el aprovechamiento del espacio y de los subproductos: En algunas gasolineras de EEUU recogen el aceite usado de freír alimentos de restaurantes y particulares, y realizando el proceso de trans-esterificación (combinación con metanol) consiguen el combustible. El edificio de la gasolinera se construye siguiendo líneas de ahorro de energía y sostenibilidad.  El tejado no tiene apenas  inclinación y en él construyen  un huerto-jardín  que sirve de protección y aislante térmico natural evitando pérdidas de calor en invierno y protegiendo del sol en verano. La orientación del pequeño edificio también se tiene en cuenta para aprovechar al máximo las horas de luz del día, con cristaleras rodeando la zona de atención al cliente para obtener  calor natural. Además, en la tienda de la gasolinera venden algunas de las verduras que cultivan en el huerto del tejado, y también jabón casero preparado con el subproducto de la reacción de conversión a biodiesel, la glicerina. Un claro ejemplo de aprovechamiento de recursos, subproductos y sostenibilidad.

Teniendo en cuenta  cuestiones muy importantes y a resolver a la hora de utilizar biocombustibles, como los sistemas de cultivo empleados, competencia con la producción de alimentos, uso de agua, o efectos sobre el suelo y la biodiversidad, no cabe duda que la tecnología y nuestros hábitos deben ir encaminados hacia otra forma de pensar y de actuar con respecto a los carburantes.

  • El metanol también es apto tanto para motores de combustión interna como para pilas de combustible. Se suele obtener fácilmente a partir del metano, que es el principal componente del gas natural. Sin embargo tiene una serie de inconvenientes frente al etanol, como su menor poder calorífico, por lo que necesita mayor capacidad de almacenaje para mantener la misma autonomía del vehículo, y también es más tóxico.

 – Ruido

Según la ley 37/2003 del Ruido, la contaminación acústica son aquellos ruidos o vibraciones (sin importar qué los genera) que suponen una molestia, riesgo o daño para las personas y el desarrollo de sus actividades o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente.  Más de 500 millones de personas están expuestas a ruido ambiental por encima de 65 dB(A), valor a partir del cual son esperables efectos sobre la salud según la Organización Mundial de la Salud. En la Unión Europea se ha pasado en la última década de un 15% a un 26% de expuestos por encima de ese umbral, por lo que alrededor de 80 millones de personas están afectadas por niveles que los expertos consideran inaceptables y que el 76% de la población española se encuentra sometida a “niveles sonoros altos”.

El tráfico rodado supone el 80% de las fuentes de ruido en las ciudades. El ruido ambiental produce una serie de efectos sobre la salud: físicos como pérdida de audición, y psíquicos como molestia, fatiga, estrés, etc. pudiendo repercutir en problemas de aprendizaje y dificultades de comunicación y socialización. En estudios realizados en Reino Unido y Alemania, se estima que existe un 20% más de riesgo de infarto en personas con viviendas expuestas a un nivel de ruido superior a 65 dB(A), y un incremento del 30% si se superan los 70 dB(A). El ruido también es responsable de alteraciones del sueño sin llegar a despertar a la persona, que provocan reacciones de alarma incidiendo en el sistema cardiovascular y en el metabolismo apareciendo estos efectos tras un periodo de una media de 5 a 10 años. No obstante, tras 10-12 días sin alcanzar la fase REM de sueño profundo pueden aparecer neurosis.

El RD 1367/2007 establece unos niveles de ruido máximos que no pueden ser sobrepasados en función de la zonificación y periodo horario, por lo que cuando esto sucede, que es a menudo, es necesario tomar medidas que incluyen el planeamiento urbano, actuaciones administrativas e ingeniería acústica.

 – Accidentes y seguridad

Uno de los problemas más graves asociados al aumento del uso del automóvil y del tráfico son los accidentes. La movilidad se ha convertido en un factor de riesgo para la mayoría de la población. En contra de lo que pueda parecer, se producen más accidentes en las ciudades que en carretera, debido a una mayor exposición y número de trayectos diarios. Cerca de un 13% de accidentes se producen in itinere, es decir, de camino o de vuelta del trabajo en vehículo propio. Los accidentes más frecuentes son colisiones, seguidas de atropellos y el resto son vuelcos, colisiones contra obstáculos fijos, salidas de la calzada, etc. Los accidentes in itinere ha ido en aumento durante los últimos años, debido a  que el número y la distancia de los desplazamientos se han incrementado y a que las estadísticas de los organismos oficiales contemplan con más detalle esta variable. Actualmente, el empresario debe declarar tanto los accidentes que se producen durante la jornada laboral como los accidentes in itinere, los cuales deben quedar incluidos en un registro. El análisis de este registro permite estimar cuál es el peso de los accidentes de trabajo relacionados con la movilidad. El tiempo de desplazamiento es, al fin y al cabo, tiempo de trabajo.

Hay que tener en cuenta que España, en general, es el país de la Unión Europea con peores datos en materia de siniestralidad, ya que cada año se pierden unos 100 millones de jornadas de trabajo, con un coste económico superior a los 100.000 millones de euros. Así pues, cualquier actuación que contribuya a reducir el número de accidentes in itinere tendrá un efecto positivo sobre dicho coste.

Otro enfoque diferente de la seguridad relacionada con el transporte es el que tiene que ver con la delincuencia. A menudo estaciones de metro, tranvía, escaleras, son lugares elegidos por atracadores y maleantes para robar o atacar a sus víctimas. Especial mención a la poca sensación de seguridad que sienten muchas mujeres al desplazarse en transporte público y que afecta a su movilidad. Una vez más, el diseño y planeamiento de estas infraestructuras debería tener en cuenta estos factores y evitar en la medida de lo posible túneles, escaleras a doble altura, poca iluminación, y asegurar la presencia de vigilantes y cuerpo de seguridad no sólo en los lugares más céntricos de las ciudades.

– Atascos

Los atascos se han convertido en un problema cotidiano en la sociedad actual, que trae consigo importantes costes ambientales, económicos y sociales. La dispersión urbana en zonas cada vez más extensas ha agravado mucho este problema, encontrando espacios urbanos en los que es casi imposible ir andando, favoreciendo el transporte motorizado y los viajes cada vez más largos y más frecuentes, y aumentando por tanto el riesgo de accidentes.

Los usuarios de transporte público también se ven afectados por los atascos, y en mayor medida que los automovilistas. El tiempo perdido en transporte público en los accesos a Madrid y Barcelona es de media un 60% mayor al perdido en transporte privado.

 – Consumo de espacio

El predominio del vehículo privado supone un aumento de la ocupación de espacio público para la circulación y para el aparcamiento, desplazando a otros posibles usos y funciones urbanas. Las calles actuales están pensadas por y para el indiscutible rey de los transportes, con un reparto nada equitativo del espacio público. Las plazas de aparcamiento son un recurso tanto beneficioso como perjudicial para el uso del vehículo propio. Por lo general en el centro de las ciudades y zonas con mayor actividad y un planeamiento urbanístico antiguo es muy difícil encontrar aparcamiento gratuito. Sin embargo en las nuevas zonas residenciales y polígonos industriales bien urbanizados o aislados sin urbanizar, por lo general no hay problema para dejar el coche en la calle, y aparte numerosas empresas ofrecen plazas de aparcamiento para los empleados. Todos los medios  de transporte usan espacio para desplazarse y estacionar durante un determinado periodo de tiempo, pero el coche es sin duda el más ineficiente en su utilización. Un recorrido de casa al trabajo en coche consume 90 veces más espacio entre aparcamiento y desplazamiento que el mismo trayecto en metro o cercanías y 20 veces más que en autobús o tranvía.  Sería conveniente no eliminar las plazas de aparcamiento, sino hacer una gestión eficiente del espacio, y un buen planeamiento urbanístico para evitar tanto el efecto barrera que provocan las vías ferroviarias y carreteras como la congestión de tráfico. Es clave aplicar criterios de preferencia que favorezcan el acceso y aparcamiento para el transporte público y bicicletas, e ir de este modo reduciendo la necesidad y comodidad del uso del vehículo propio.

– Exclusión social

La exclusión social de ciertos grupos sociales es otro de los problemas asociados a la prioridad del uso del vehículo propio. Los ciudadanos que no pueden acceder al transporte individual por diversos factores (económicos, físicos, de edad, etc.) tienen en muchas ocasiones dificultades de movilidad por falta de alternativas de transporte, desiguales ritmos temporales y espaciales (horarios, días laborables-festivos, día-noche, centro-periferia, interurbanos…). Los sectores de la población que se ven mayoritariamente excluidos son:

-Las mujeres, que aunque cada vez menos, en general acceden menos que los hombres al coche por motivo de género, quedando a menudo relegadas al segundo puesto en su uso cuando se cuenta con un solo coche en la familia.

-Los jóvenes, que tienen menos posibilidades de utilizar habitualmente el vehículo privado (en especial los jóvenes en prácticas profesionales).

– Algunos inmigrantes extracomunitarios, cuya procedencia les dificulta en ocasiones el uso legal del vehículo privado.

El mercado de trabajo resulta cada vez más limitado para quienes no disponen de coche , motivo por el cual a menudo  nos vemos obligados a desestimar ofertas de trabajo que exigen disponer de vehículo propio, o aquellas que supongan largos desplazamientos o imposibilidad de acceso por transporte público (problema acentuado en zonas rurales).  Lejos de resolverse, esta situación puede ir en aumento a medida que también lo haga el número de ciudadanos, puesto que cada vez hay más personas en situación de búsqueda de empleo debido al horrible contexto económico actual, que también está provocando el descenso de compras de vehículos y que muchas familias se vean obligadas incluso a prescindir del suyo debido al gasto que les supone. Es un problema más grave de lo que parece y que puede marcar la diferencia entre llegar o no a fin de mes.

Garantizar el acceso al lugar de trabajo es un derecho y debería ser una de las prioridades de las administraciones y del sector empresarial, ofreciendo redes de transporte público de amplio alcance o poniendo a disposición de los trabajadores y  trabajadoras servicios de transporte de empresa que conecten el centro de trabajo con los núcleos urbanos dotados de transporte colectivo, reduciendo su dependencia del automóvil.  Para diseñar una buena política de movilidad hay que tener en cuenta la diversidad de situaciones que existen con el objetivo de no marginar a los ciudadanos ya sea por cuestión de edad, género, perfil socio económico o cultural. Si tenemos derecho constitucional al trabajo, el derecho a poder llegar al lugar de trabajo no debería ser menos.

Salud y calidad de vida

La relación entre el uso del transporte y la calidad del aire y por tanto de la salud no es en la actualidad discutible. La contaminación, el exceso de ruido y el sedentarismo son consecuencias clave de esta situación. La Agencia Europea del Medio Ambiente estima que la contaminación atmosférica relacionada con el transporte es responsable anualmente de unos 25.000 nuevos casos de bronquitis crónica en adultos, más de 290.000 episodios de bronquitis infantil, y más de medio millón de ataques de asma. Se calcula también que los vehículos de motor someten a casi el 30% de la población a niveles de contaminación acústica superiores a 65 decibelios en la mayoría de países de la Unión Europea. Según un estudio realizado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental de Barcelona- CREAL (Los beneficios para la salud pública de la reducción de la contaminación atmosférica en el Área Metropolitana de Barcelona), a medida que aumentan los niveles de contaminación, también aumenta el número de consultas médicas, consultas de urgencias y admisiones hospitalarias.

Entre los efectos de la contaminación atmosférica en la salud, están los siguientes: irritación de ojos y mucosas, dolor de cabeza, mareos, malestar general, agravamiento de las alergias y asma, y mayor probabilidad de sufrir enfermedades respiratorios y cardiovasculares. Las partículas finas del aire provocan según la OMS (Organización Mundial de la Salud), alrededor del 5% de los cánceres de tráquea, pulmón y bronquios, el 1% de las infecciones respiratorias mortales y el 2% de la mortalidad cardiorespiratoria. La contaminación influye en la disminución de la esperanza de vida entre 6 meses y un año a largo plazo, y a corto plazo sólo 2 días de altos niveles de contaminación son suficientes para que aumente significativamente la mortalidad general y la debida a enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Estudios de los últimos años advierten de la peligrosidad para la salud incluso por debajo de los límites legales actuales, y varias organizaciones entre las que se encuentra la OMS recomiendan reducir los límites y reforzar las medidas contra la contaminación. Además el uso del transporte incluso para trayectos cortos, ha aumentado el porcentaje de sedentarismo y de obesidad en la población, con los riesgos para la salud y  la pérdida de calidad de vida que ello supone.

 – Coste del transporte

Los costes que asume directamente el usuario del transporte público o privado no son los únicos asociados a la movilidad. Se generan unos costes externos que recaen sobre toda la sociedad y el medio ambiente en forma de daños materiales, medio ambientales, de salud y económicos. Aunque se percibe directamente, las externalidades tienen un coste muy importante: pérdida de salud por efectos de la contaminación y ruido que repercuten también en un mayor gasto hospitalario, accidentes que tienen como consecuencia graves costes sociales, congestión del tráfico que supone pérdidas de tiempo y competitividad a las empresas. En España las externalidades del transporte supusieron en el 2000 un coste de 58162 millones, el 9,65% del PIB, de los que el 5,39% corresponden al transporte de viajeros.

En cuanto al coste interno que supone tener un coche, (coste que recae directamente sobre el propio ciudadano), hay que decir que estamos o hemos estado dispuestos a hipotecarnos solo por tener un coche. Es cierto que en ciertos lugares o en determinadas circunstancias es casi imposible realizar las actividades cotidianas si no disponemos de vehículo propio. Pero cuando se pueden utilizar otros medios, está claro que un coche supone un coste demasiado alto. Si echáramos cuentas del tiempo que tenemos que trabajar para pagar los costes de un coche nos sorprenderíamos:

Por ejemplo, suponiendo un coste inicial de compra de un coche nuevo, de gama media, de unos 13000 euros, al que le añadimos el coste del seguro a todo riesgo, gasolina, parking, mantenimiento, y otros (multas, reparaciones, peajes…), nos podemos encontrar con unos 3000 euros al año (mínimo) de gastos relacionados con el coche.

Si suponemos que tenemos un sueldo de unos 1000 euros al mes (siendo muy optimistas en los tiempos que corren) y dividimos esta cantidad entre las horas de trabajo, por ejemplo 40h semanales, 8h al día (160 h al mes), el coche nos supondría al mes unos 250 euros. Dividiendo el sueldo de 1000 euros al mes entre 160h trabajadas,  el precio por hora trabajada nos sale a 6,25 euros. Volviendo a dividir los 250 euros que nos cuesta al mes los gastos relacionados con el coche (sin contar su compra) entre el precio por hora, tenemos unas 40 h a la semana trabajando solo para pagar el coche. 1920 horas al año. Si incluimos la compra del vehículo, los 13000 euros (siendo barato para un coche nuevo),  necesitamos 213 horas al mes, 2560 horas al año de trabajo para pagar el coche.

Está claro que todo es variable y depende de muchos factores como el tipo de coche, precio de los seguros, precio de garaje, consumo de gasolina… pero cualquiera puede hacer el cálculo y averiguar el tiempo de trabajo y coste que le conlleva tener coche propio.

El mayor argumento a favor del vehículo propio es el ahorro de tiempo. Es evidente que los 10 minutos que se tardan en coche se convierten en 20 en bici y en 50 andando. Pero también es cierto que luego pagamos por ir a gimnasios para estar una hora andando en una cinta o media hora en una bicicleta estática. Quizá un hándicap también es el tema de la higiene. En otros países europeos como Holanda o Francia, las empresas cuentan con duchas para los trabajadores y en el caso de Holanda,  incentiva fiscalmente a las empresas que favorecen el uso de la bicicleta con una compensación de 0,18 euros por kilómetro. España está a la cola a la hora de incentivar el uso de la bicicleta para ir al trabajo. El coche sigue siendo síntoma de estatus social, y como se viene diciendo a lo largo del presente ensayo, todo debe partir de una forma diferente de pensar y de un cambio de hábitos y actitudes. Y lo más importante: voluntad de todos los actores implicados.

En conclusión, la movilidad sostenible requiere de una implicación a todos los niveles, desde la mejora de la calidad de las infraestructuras y servicios de transporte público hasta una convergencia de esfuerzos alrededor de una normativa única y un planeamiento común, pasando por casi que lo más importante: la concienciación de la ciudadanía y de las empresas en un cambio necesario de hábitos de movilidad sostenible.

EJEMPLO DE SEGUNDA ESCALA DE EDUCACIÓN AMBIENTAL: RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL

Una empresa medioambientalmente sostenible es aquella en la que su crecimiento económico no implica causar perjuicios al medioambiente, y también aquella que por tener en cuenta el cuidado del medio ambiente, no sufre pérdidas ni disminuye su desarrollo económico.

Toda actividad empresarial tiene un impacto medioambiental que será más o menos significativo dependiendo de la naturaleza de la empresa y de otros factores internos y externos. Las empresas tienen que plantearse si el dinero generado compensa los riesgos ambientales asociados a esas actividades, por lo que un aspecto clave a considerar en su gestión empresarial es el estudio detallado de estos riesgos.

La definición de riesgo es la probabilidad de que un evento suceda multiplicado por la gravedad de la consecuencia. Por suerte la legislación actual está avanzando en su implicación ambiental (también económica y social). En cuestión de riesgos ambientales están como ejemplos las normas IPPC o la ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados. La primera, la ley de Prevención y Control Integrado de la Contaminación (IPPC) tiene como objeto la prevención y reducción integrada de la contaminación generada por las actividades industriales a las que es de aplicación. Para ello establece un sistema integrado de prevención y control de la contaminación orientado en: prevenir-evitar-reducir-controlar.

La segunda ley expuesta como ejemplo es la ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados que tiene por objeto regular la gestión de los residuos impulsando medidas que prevengan su generación y mitiguen los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente asociados a su generación y gestión, mejorando la eficiencia en el uso de los recursos, así como regular el régimen jurídico de suelos contaminados.

Esta ley implica disponer de un estudio de riesgos medioambientales de las instalaciones, incluir las conclusiones de los análisis de riesgos medioambientales a la seguridad industrial, aplicación a la planificación del territorio y mejora de la gestión del riesgo mediante justificación de las decisiones adoptadas.

El cumplimiento de leyes obliga el establecimiento de prácticas que minimicen o eviten riesgos de contaminación ambiental. Sin embargo también hay numerosos resquicios y vacíos legales que muchas empresas aprovechan para cumplir a medias o no cumplir las normas.

Lo ideal es que una empresa una vez conocidos aspectos ambientales, impacto y riesgos, establezca límites de emisión o contaminación por debajo de los establecidos en la autorización ambiental y que disponga de sistemas de gestión de calidad y medio ambiente para asegurarse la realización de buenas prácticas que mantengan la calidad de sus productos o servicios y sean respetuosos con el medio ambiente. Existen certificaciones como la europea EMAS o la Internacional ISO, que acreditan que una empresa contempla como parte de su gestión la preocupación por el medio ambiente y  se somete voluntariamente a auditorías externas que testifican la conformidad de la implantación de su sistema de gestión ambiental conforme a los requisitos de la norma. Para su desarrollo es imprescindible la colaboración y participación de todas las personas de la empresa, con el compromiso de la Dirección con su implantación y dotación de los recursos técnicos, humanos y económicos necesarios. Se realiza un Informe Ambiental anual que facilita la comunicación de la empresa con las partes interesadas en general, y con la administración, accionistas y empleados en particular. En este informe se refleja la Política Ambiental, objetivos, desempeño ambiental, grado de cumplimiento de los requisitos legales, resultado de auditorías, etc. Para favorecer el cumplimiento de la política ambiental de la empresa es conveniente realizar también auditorías internas, para favorecer el camino hacia la mejora continua. Estar adherido a estos sistemas de certificación ofrece una serie de ventajas como un mejor conocimiento de las diferentes actividades de la organización posibilitando un mejor control y minimización de los posibles efectos ambientales, demuestra a la sociedad los compromisos adquiridos por la empresa mejorando su imagen en el sector y frente a  clientes, aumentando su competitividad en el ámbito nacional como internacional.

Cualquier empresa debe aunar sus esfuerzos en el camino hacia la mejora continua y por tanto a su sostenibilidad. Lo ideal es que cualquier trabajador que identifique o sea informado de un incumplimiento, informe al responsable de su departamento, quien determina si dicho incumplimiento se debe considerar como una desviación (algo fuera de lo habitual o de los límites establecidos). Si así fuera, el propio responsable recopila toda la información y procede a la descripción de la desviación, comunicándoselo al responsable del Sistema de Gestión. Este departamento aprobará la apertura de un parte de desviaciones y se lo comunicaría a la Dirección del centro.  De las revisiones de la dirección, de la declaración ambiental y de la política de la empresa, surgen los objetivos y metas ambientales que deben constituir un plan de acción a corto plazo.

La implantación de herramientas de gestión, optimización de equipos, control y gestión de la documentación, seguridad, recuperación materias primas,  generación de subproductos, buenas prácticas ambientales, etc. son medidas, que si pueden suponer una inversión de tiempo y de dinero al principio, a medio plazo suponen un ahorro de ambos, así como un aumento de seguridad al evitar riesgos tanto de calidad como ambientales.

Por tanto, la minimización de riesgos ambientales de las actividades junto con el aseguramiento de la rentabilidad económica y la potenciación del compromiso social, son los pilares fundamentales para garantizar una adecuada estrategia de desarrollo y camino hacia la sostenibilidad de las empresas u organizaciones.

Ezah & Paloa


Deja un comentario

ENFOQUE DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL A DIFERENTES ESCALAS (1º PARTE). ENSAYO.

PASO UNO HACIA LA SOSTENIBLIDAD. EDUCACIÓN (AMBIENTAL)

La base de cualquier sociedad que se dirija o quiera dirigirse hacia la sostenibilidad está en la educación. En concreto, la educación ambiental, aunque va progresando, es todavía una tarea pendiente en nuestro sistema educativo y de valores.

En una sociedad sostenible, el respeto por el medio debería empezar en los hogares. Los niños son el futuro, y es nuestra responsabilidad como padres, hermanos mayores, primos, abuelos, vecinos, educarles en una serie de valores entre los que se encuentre el amor al medio que les rodea, para que el día de mañana sean conscientes de la responsabilidad de sus actos para con las generaciones futuras.

Vivimos en un mundo con unas tremendas desigualdades sociales, donde el 80% de los recursos se utilizan para alimentar el ritmo de vida del 20% de la población del planeta, mientras que el resto sufre hambre, falta de agua, guerras, injusticias y violación de los derechos humanos a cada segundo. Esto no es nada nuevo, todos lo sabemos y aunque no nos guste o nos genere un cierto malestar darnos cuenta de ello, mientras el mundo siga funcionando de esta forma, todo va a seguir igual y peor. Es nuestra responsabilidad contribuir en la medida en la que podamos a mejorar nuestro entorno, por insignificante que nos parezca nuestro gesto, y aunque sepamos que no se va a acabar el hambre, ni las grandes potencias contaminarán menos por ello, sí que podremos contagiar nuestra forma de vivir y de actuar al de al lado, y poco a poco, resulta que todo suma.

La palabra sostenibilidad significa “satisfacer las necesidades actuales sin comprometer las de las generaciones futuras”. Es decir, establecer un equilibrio entre desarrollo económico y buenas prácticas para proteger el medio ambiente y no terminar con los recursos que nos ofrece la tierra, primero para sobrevivir, y luego para mejorar nuestra calidad de vida.

Para conseguir esto, necesitamos educación. Los primeros que debemos demostrar nuestro respeto al medio y ser leales a la tierra somos nosotros con nuestros actos. Así que no me puede gustar el campo si cuando voy, me dejo allí el envoltorio del bocadillo, la botella de plástico o tiro el cigarrito por la ventanilla del coche. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a que vean como algo natural no tirar papeles al suelo, reciclar, cerrar el grifo, apagar la luz, apagar la tele en el botón, desenchufar el ordenador, ser consumidores responsables, usar el transporte público, la bici, ¡o incluso las piernas!, que resulta que también nos llevan a los sitios si queremos. Ellos aprenden lo que ven, aprenden por repetición y por refuerzos positivos, así que si queremos que lo hagan… vaya por dios: ¡también nos toca a nosotros!

Por otro lado están los colegios. De ellos también es la tarea de enseñar a los más jóvenes cómo funciona la naturaleza, los flujos de materia y energía, las relaciones entre distintas especies, los tipos de recursos que existen, las formas de explotación, la cultura de la reutilización, el reciclaje, la importancia de la ciencia y de la tecnología para desarrollar herramientas y materiales que permitan una mejora hacia el desarrollo de la economía y la sostenibilidad. Todo ello implicando al alumno en la observación, el razonamiento, la resolución de problemas, el conocimiento de noticias, etc.

Sin duda todo esto va más allá de la educación meramente ambiental. Para llegar a una sociedad comprometida con la sostenibilidad, es necesario un pacto por la educación. Un cambio del sistema educativo actual, que no nos haga estar a la cola de Europa, un sistema educativo comprometido de verdad con las personas, que no se modifique cada vez que el gobierno cambia de color, que constituya un pilar básico de nuestra sociedad para crear personas con capacidad de razonar, argumentar, con iniciativa, responsables de sus opiniones y de sus actos y con capacidad para decidir cómo vivir y cómo actuar. Ya que esto se trata de voluntad política, en nuestras manos sólo queda exigirlo mediante las vías existentes, y si no las hay, crearlas, y hacer todo lo que esté en nuestra mano como padres, profesores, o simplemente ciudadanos, para educar más allá de lo que pone en los libros.

Teniendo en cuenta lo anterior, todo cambio vendrá con los futuros adultos: empresarios, profesores, políticos, conductores, padres…ciudadanos. ¡Ah!, una cosita que se nos olvidaba: quienes nos consideramos adultos ahora, resulta que somos el futuro de las generaciones pasadas, así que no eludamos nuestra responsabilidad: nunca es tarde para aprender ni para actuar.

Ejemplo de primera escala de educación ambiental: La Regla de las 3R, dirigido a los colegios y a los alumnos de 1º de ESO y 3º de ESO.

INTRODUCCIÓN

La primera escala de educación ambiental va orientada a los colegios y se trata de la regla de las 3R. En este ensayo se expondrá como nosotras desarrollaríamos este tema en el marco educativo, tomando para ello como ejemplo explicativo el curso de 1º de ESO donde los alumnos tienen unas edades de 12 a 13 años el curso de 3º de ESO donde el rango de edad suele ser 14 a 15 años.

Esta escala constará de dos partes, una teórica y una práctica. La parte teórica será la misma independientemente de los cursos académicos mencionados arriba, pero la parte práctica, será diferente debido a las herramientas que tendrán que manejar los alumnos, que aunque no son peligrosas, sí que necesitará más atención su manejo por parte de los educadores; la parte práctica se desarrollará a través del juego, ya que está demostrado que es una de las formas más eficaces para el aprendizaje.

En esta escala se plantea la regla de las 3R debido a que consideramos uno de los pilares de la educación ambiental a nivel educativo, concienciar a los alumnos sobre el consumo de bienes y/o productos que actualmente estamos haciendo, consumo  responsable de que se esté produciendo el agotamiento de muchos recursos tanto renovables como no renovables, ya que el ritmo de consumo es frenético, y en un principio lo que se puede considerar como recurso renovable, depende  en cierto modo del ritmo de explotación, puede llegar a ser limitado en algunas ocasiones. Por p ejemplo el agua es un recurso renovable, pero debido a la mala gestión que se está llevando a cabo en determinadas zonas, se está produciendo un serio problema de abastecimiento. A pesar de que hace unas décadas era un bien sin ningún déficit, la sobreexplotación de acuíferos ha hecho que muchos de ellos se salinicen (costa mediterránea, Valencia, Murcia, Almería, etc.), pasando de tener un agua de gran calidad hace apenas unos años, a tener un agua que actualmente no es válida ni siquiera para riego, debido a la intrusión marina provocada por la sobreexplotación.

A partir de la segunda mitad del S. XX comenzó la expansión de la economía basada en el consumo y nació una nueva cultura la llamada “cultura de usar y tirar”.  Esto junto con la utilización de nuevos elementos, los cuales tardan mucho tiempo en degradarse ha provocado que desde esta época hasta la actualidad se haya creado un grave problema con los residuos, alcanzando una dimensión crítica por su fuerte impacto ambiental, sanitario, económico y social. Debido a tal dimensión del problema los países se están implicando en buscar alternativas para corregir esta situación, cuya clave radica en la reducción y la gestión eficaz de dichos residuos.

Otro problema colateral de los residuos, y muy importante, son los niños y niñas que trabajan en los vertederos para la recuperación de diferentes residuos, expuestos a peligros como los vapores que se crean en los vertederos, altamente tóxicos o enfermedades como la fiebre tifoidea, cólera, enfermedades en la piel, alergias, etc.

A lo expuesto anteriormente hay que añadir que en la basura suelen aparecer  residuos altamente contaminantes como pilas, lámparas fluorescentes, medicinas caducadas, etc., provocando graves afecciones ambientales como:

  • Contaminación de suelos.
  • Contaminación de acuíferos y de las aguas superficiales.
  • Focos infecciosos donde se desarrollan plagas de roedores e insectos.
  • Malos olores.

Debemos hacer una buena gestión de nuestros residuos que sea sostenible con el medio y donde podamos sacar un rendimiento de éstos al poder reincorporarlos a nuestro sistema productivo, minimizando el impacto sobre el medio ambiente.

La regla de las 3R (reducir, reutilizar, reciclar) es una manera de llevar a cabo la gestión de los residuos con el enfoque de sostenibilidad ambiental. Esta regla implica a toda la sociedad, partiendo desde el ciudadano concienciado hasta el propio Estado. Es por ello la importancia de tratarlo de una forma didáctica y con un desarrollo práctico en el sistema educativo.

LA REGLA DE LAS 3R

Esta regla aparece por primera vez en la Cumbre del G8 del 2004 donde el primer Ministro de Japón, Koizumi Junichiro la dio a conocer para que la sociedad se volcase con el reciclaje. En el 2005 se realizó una asamblea de ministros  de diferentes países como EEUU, Alemania, Francia, etc., para lograr que esta regla se efectuara a nivel internacional.

La regla de las 3R propugna la reducción, la reutilización y el reciclaje de los productos que consumimos.

Regla de las 3R.

Reducir: debemos reducir el volumen de los productos que consumimos. Esto nos lleva a un dilema, ya que hay muchas personas que dicen que si reducimos el consumo esto provocara problemas económicos como la desaceleración, pero esto aún no se ha demostrado, mientras que los síntomas del consumismo, es decir, el consumo masivo incrementado por las grandes campañas de publicidad, se ha convertido en una “patología” en nuestra sociedad. Para que este modelo se sostenga y crezca, se tiene que aumentar la explotación de los recursos, provocando el agotamiento de los mismos, la pérdida de calidad ambiental y de la calidad de vida.

Normalmente realizamos compras que no necesitamos, y ni por asomo  pensamos que para su fabricación se necesitan materias primas, algunas tan valiosas y escasas como el petróleo o el agua, que no debemos derrochar. Otras sustancias que consumimos son potencialmente contaminantes.

Por ello debemos dirigirnos hacia un consumo consciente, es decir, no sólo tener en cuenta el valor económico de lo que hemos comprado, sino también tener en cuenta los costos ambientales. Por lo tanto es necesario conciencia, decisión y actitud; la educación ambiental juega un papel fundamental en la toma de conciencia.

Reutilizar: es la acción de volver a utilizar los bienes o productos, y darles otro uso. Para ello debemos analizar qué hacer con los bienes o productos usados, y si no encontramos un uso alternativo, iríamos a la tercera R y deberíamos reciclarlo, siempre que sea posible. El fin de la reutilización es producir menos basura y gastar la menor cantidad posible de recursos en fabricar otros nuevos.

Para la reutilización debemos ser creativos, aunque si no lo somos, tampoco es un problema, ya que hay muchas páginas y vídeos en internet de personas que sí lo son y reutilizan una gran cantidad de bienes o productos de diferente naturaleza.

Reciclar: Consiste en fabricar nuevos productos utilizando materiales obtenidos de otros ya usados.

La tercera R es la que más integrada está dentro de la población y por ello es la que más se realiza, pero tenemos que concienciarnos y recurrir a esta opción cuando las otras dos R, no se pueden llevar a cabo; además hay que tener en cuenta que no todos los productos son reciclables, y que el reciclado de un producto se puede realizar un número finito de veces, y dichos productos reciclados tienen una calidad menor al producto original. Por ello hay que concienciar sobre este concepto, intentado fomentar de primeras la reducción y la reutilización.

Por lo tanto debemos tener en cuenta que si no podemos reducir el consumo de un producto ni de reutilizarlo, hay que intentar al menos que dicho producto sea reciclable, ya que mediante el reciclado se consigue reducir la extracción de recursos del medio ambiente.

¿CÓMO PODEMOS APLICAR LA REGLA DE LAS 3R?

Lo que pretendemos con esta regla es  producir una menor cantidad de desechos, para conseguir el desarrollo sostenible. A continuación vamos a poner medidas que se pueden hacer para cumplir las 3R:

Medias para Reducir (1ºR):

  • Comprar sólo lo que realmente necesitamos.
  • Usar bolsas de tela en lugar de bolsas de plástico.
  • Evitar la compra de productos con muchos envoltorios (envoltorio general y dentro de este envoltorio individual).
  • Consumir los productos que para ser creados necesitan menor consumo de energía, agua y materia prima.
  • Sustituir los productos que necesiten pilas para su funcionamiento, por los mismos productos, pero que funcionen con cuerda, energía solar o eléctrica (como las linternas).
  • Guardar los alimentos en recipientes de vidrio en lugar de usar bolsas plásticas o productos similares.
  • Coger notas en medios electrónicos, en lugar de libretas, y así reducir el consumo de papel.
  • Imprimir sólo cuando sea necesario.
  • Utilizar servilletas de tela y trapos de cocina en lugar de desechables.
  • Evitar la compra de productos tóxicos y contaminantes, ya que estos dañan más el medio ambiente.
  • Desconectar los aparatos eléctricos cuando no estén en uso para gastar menos energía.
  • Evitar los baños, mejor la ducha, y cerrar bien la llave del grifo después de cada uso.
  • Limitar el consumo de productos de usar y tirar.
  • Siempre que puedas compra a granel.
  • Reflexionar siempre cuando compres, ¿es realmente necesario?

Medidas para reutilizar (2ºR)

Aprovecha algunos desechos orgánicos en tus jardines y macetas (el café colado muy buen fertilizante, las cascaras de huevo se pueden destruir y enterrar en la tierra dando nutrientes a las plantas).

– Haz compost con los desechos orgánicos.

– Usar el agua de lluvia para regar nuestras plantas y para limpiar el hogar.

– Usa las bolsas vacías, para ir a hacer la compra o como bolsa de basura.

– Los plásticos de burbuja úsalos para guardar objetos frágiles.

– Usa los plásticos de los yogures o los vasos para hacer semilleros y las botellas, para hacer maceteros.

– Usa los neumáticos, para crear jardineras o sillones.

– Usa los pallets para crear mesas, sillas, sofás, estanterías.

– Utiliza las latas de refrescos como lapiceros.

– Usar los CDs viejos para la creación de relojes, móviles, ruedas para hámster, etc.

– Usa el cartón o papel para realizar manualidades como la creación de vestidos.

– Usa madera, medias, calcetines, palos para crear juguetes como malabares.

– La ropa que ya no queremos, independientemente del motivo (esté rota, no nos guste, no nos valga) podemos usarla para crear nuevas prendas o hacer bolsos, carteras, etc., usarla para trapos o para rellenar cojines. También si la ropa está en buen estado podemos depositarla en los contenedores de ropa, ídem con los zapatos.

Medidas para el reciclar (3ºR)

Esta es la última opción. Muchos materiales de los que están hechos los productos y sus envases, pueden incorporarse a otro ciclo de transformación. Esto se puede realizar cuando los desechos sean separados correctamente. Para ello disponemos de diferentes contenedores con un código de color siendo:

  • Amarillos: plásticos y latas
  • Azules: papel y cartón
  • Verde claro para depositar el vidrio
  • Verde oscuro o naranja para la materia orgánica.
  • Rojo: en estos contenedores se depositan los desechos peligrosos, son poco habituales, se depositan en ellos baterías, pilas, insecticidas, aerosoles, etc.

Además de estos contenedores se encuentran los puntos limpios, los cuales están acondicionados para que depositemos en ellos residuos domésticos de grandes dimensiones como muebles o aparatos electrónicos. También hay contenedores específicos para el aceite usado o para las pilas. Los contenedores de pilas también los solemos encontrar en grandes supermercados, incluso en los ayuntamientos.

Los medicamentos caducados, que son altamente contaminantes se pueden depositar en contenedores que tienen en  las farmacias para ello.

LA IMPORTANCIA DEL RECICLADO

 A continuación vamos a ver diferentes tipos de reciclado:

Papel y cartón: una de los materiales más importantes a la hora de reciclar para el medio ambiente debido a que su obtención tiene un alto coste medioambiental. Cuando se recicla papel lo que se obtiene es nuevamente papel, el conocido papel reciclado. El papel reciclado tiene una peor calidad, que el original, debido a la descomposición de las fibras cuando se está realizando el reciclado. Los papeles con brillo, encerados o plastificados no son reciclables.

En el reciclado del cartón se ahorran por cada tonelada reciclada unos 140 litros de petróleo, 50.000 litros de agua, 2m3 de espacio en un vertedero y 900 kilos de dióxido de carbono.

Vidrio: cuando reciclamos vidrio casi todo vuelve a ser incorporado en la creación de nuevos productos, es importante a la hora de depositarlo en el contenedor, quitar los tapones, de esta forma el proceso de reciclado será más rápido y económico.

Plásticos: es uno de los grandes contaminadores del medio ambiente debido a que se utiliza en casi todos los productos, que consumimos habitualmente y a que su tiempo en descomponerse es muy largo, dicho tiempo se estima alrededor de 180 años. Los plásticos que más se reciclan son el PVC (muy contaminantes) y los PET, los cuales en su fabricación se utilizan metales pesados y sustancias irritantes que son expulsados al medio ambiente, muy importante reciclar estos materiales.

La materia orgánica: la materia a reciclar son desechos de alimentos, hojas, seres vivos o excrementos, estos residuos se degradan rápidamente, aunque se puede acelerar a través del compostaje o el vermicompostaje.

El compostaje y el vermicompostaje es lo mismo, sólo que en el último, además de las bacterias entran en juego las lombrices a la hora de la descomposición con lo cual el proceso es aún más rápido, el nuevo producto que se crea se puede utilizar como abono, para nuestras plantas siendo de una alta calidad.

Las pilas y baterías: muy tóxicos para el medio ambiente, estos junto a los aparatos electrónicos si no se reciclan correctamente pueden contaminar las aguas, y los suelos añadiendo metales pesados y otros compuestos químicos muy contaminantes

Aluminio: es uno de los metales más utilizados en el mundo, el reciclado de este material es uno de los más rentables para la industria, se usa en lata, cables, embalajes, muebles, etc., a pesar de que se encuentra gran cantidad, tiene unos altos costes de extracción sobre todos de energía, su reciclado ahorra el 94% de ese coste energético, además es un metal tóxico por lo tanto provoca un fuerte impacto sobre el medio ambiente; sin embargo no es muy reciclado a nivel doméstico por ello debemos de concienciarnos, a nivel industrial se recicla en su totalidad.

¿CÓMO APLICAN LAS 3R EN ECOSISTEMAS COMO LOS BOSQUES?

Los bosques son sistemas cerrados donde toda la energía que se genera cuando han alcanzado el clímax se reutiliza dentro del mismo, con lo cual no tienen excedentes ni déficit energético. Nosotros deberíamos intentar funcionar como ellos y así no tendríamos el grave problemas de los residuos. A continuación vamos a explicar cómo funcionan para para su mejor comprensión.

Para hablar de su funcionamiento, previamente debemos conocer lo que es una sucesión ecológica, tratándose  esta de un proceso de cambio que sufre un ecosistema en el tiempo, resultado de los cambios que se producen en su entorno y en las poblaciones que lo integran, y dando lugar a un ecosistema cada vez más organizado y complejo.

Las sucesiones tienen cuatro fases:

  • Fase inicial: las especies pioneras ocupan el suelo como serían los líquenes, musgos y algas, comienza por tanto la fotosíntesis y la transformación del suelo.
  • Fase media: desarrollo de especies vegetales más complejas, que por medio de sus raíces van enriqueciendo el suelo y aparecen organismos más complejos como artrópodos y gusanos.
  • Fase de maduración: como el suelo se está formando y desarrollando aparecen arbustos y árboles de mayor tamaño, haciendo que aparezcan nuevas especies aumentando la red trófica del ecosistema.
  • Fase final o clímax: máximo desarrollo del ecosistema donde se dan las condiciones estables y de equilibrio entre todos sus componentes y donde se alcanza el máximo de diversidad de especies. En esta última fase hay una fuerte resistencia a los cambios que se puedan producir dentro del ecosistema.

Un ecosistema como un bosque puede mantenerse en una situación de clímax durante muchísimo tiempo, pero normalmente suelen aparecer perturbaciones alterando esta situación; estas alteraciones son llamadas regresiones ecológicas, ya que hacen que el sistema retorne a una fase anterior al clímax, provocando que el sistema vuelva a ser más inmaduro y con una menor biodiversidad.

Las alteraciones pueden ser de origen natural (incendio provocado por un rayo, vulcanismo, etc.) o por actividades humanas (deforestaciones, repoblaciones con especies alóctonas, etc.

Como ya hemos visto los bosques son estructuras dinámicas y complejas. En su funcionamiento hay implicados una gran cantidad de componentes que hacen que en un bosque ocurran una gran cantidad de interrelaciones, dichas relaciones no son estáticas y por lo tanto los bosques van evolucionando en el transcurso del tiempo.

En los bosques encontramos muchos elementos diferentes, y cada uno de ellos tiene una función específica, pero a su vez cada elemento interacciona con otro elemento para formar estructuras de mayor tamaño.

Estas relaciones son debidas a los flujos de energía, a los movimientos cíclicos de la materia, de las interacciones, adaptaciones, etc., por todo esto decimos que el bosque es un sistema cerrado, pero a pesar de ser un sistema cerrado, los bosques están en continua transformación. En los bosques la evolución no es al azar, es debida muchos organismos diferentes y a como estos se han organizado a su vez, y de las interacciones de dichos organismos con su misma especie como con otras especies, también su evolución está relacionada con la biosfera y con la influencia humana. Además en los bosques,  los ciclos de materia y de energía juegan un papel primordial.

En los bosques todos los seres vivos se relacionan unos con otros. Los árboles de mayor porte dan sombra a las plantas y árboles que no toleran el calor, sus raíces sujetan el suelo, evitando la erosión del mismo y retienen el agua de lluvia haciendo posible que parte del agua se quede en la tierra y otra parte se infiltre hasta llegar a los acuíferos o ríos subterráneos y además dan cobijo a los animales. Los animales comen las plantas o animales sus heces sirven para cargar el suelo de materia orgánica, siendo nutrientes para el suelo y por lo tanto para las plantas. También nos encontramos a otros organismos que tienen un papel muy importante dentro de los ecosistemas, son los descomponedores formados por los hongos, microorganismos, insectos, etc., estos se encargan de fragmentar los restos de ramas, hojas, animales muertos creando una fina capa de humus, que es una capa delgada rica en materia orgánica enriqueciendo mucho el suelo y haciendo que en él puedan crecer las plantas muy bien, ya que tienen muchos nutrientes.

Además de lo expuesto anteriormente no hemos mencionado aún el papel más importante de los bosques, que es realizado por la vegetación,  gracias a ella, pueden vivir el resto de seres, ya que absorbe dióxido de carbono y expulsa oxígeno, siendo este último gas indispensable para la vida.

Por todo lo mencionado anteriormente debemos evolucionar hacia el estado clímax, como lo hacen los bosques, para conseguir un equilibrio entre todas las especies que habitamos el planeta y donde no sobreexplotemos los recursos naturales, el funcionamiento del bosque es un buen ejemplo de cómo en los ecosistemas naturales no hay sobreexplotación de recursos ni de especies, donde todas ellas interaccionan con otras especies, y a su vez estas interacciones crean sinergias positivas con las demás especies y con el medio natural. Y donde los residuos son transformados para obtener energía no generando sustancias dañinas para el medio.

PARTE PRÁCTICA PARA LOS ALUMNOS DE 1º DE LA ESO

Para los alumnos de 1º de la ESO,  realizaremos talleres enfocados a la realización de juegos, para ello previamente  se crearán dichos juegos, los materiales utilizados serán fáciles de conseguir en cualquier hogar  doméstico por lo tanto se conseguirá la aplicación de las 3R, se reducirá compra de juguetes, se reutilizarán objetos como palos viejos de fregona o calcetines viejos y se reciclará todo el material sobrante de las actividades.

Una vez realizado los malabares se hará una demostración de cómo se juega con ellos por parte del monitor.

Palos chinos.

Material necesario:

  • Dos palos de 50 cm y uno de 55 cm, el palo largo debería ser un poco más grueso, pero si no lo es no pasa nada.
  • Cámara de bicicleta.
  • Cinta aislante de colores.
  • Pegamento.

Procedimiento: Se corta la cámara. Si es de montaña se corta por ambos lados, si es de paseo sólo por un lado. Hay que quitar la válvula. Se forran los palos con la cámara, previamente las cámaras se habrán limpiado, para que no resbale. Después se hace un corte en el extremo de la tira de goma de unos 45 grados y con cinta y pegamento se fija el extremo.

Para los flecos necesitaremos dos tiras de cámara de unos 10 cm de ancho y 35 cm de largo, posteriormente cortamos los flecos, que deberán llegar hasta los 2 cm del borde, cuanto mayor sea el fleco más lento irán los palos chinos.

palos chinos

Cariocas.

Material necesario:

  • Cámara de bicicleta.
  • Cuerda
  • Anilla de llavero.
  • Una cinta de tela.

Procedimiento: primero hacemos un lazo. Enganchando la anilla del llavero en el nudo. Aseguramos el nudo con un poco de pegamento. El lazo estará a unos 8 cms. Para dar volumen al lazo lo encintamos. Posteriormente cortaremos la cámara a lo largo, así nos quedará abierta, y luego le haremos unos flecos hasta la mitad. Luego enrollaremos la cámara sobre el lazo, procurando que los flecos queden justo por encima del nudo y la anilla. Apretamos la cámara fuerte, para evitar que se suelte. Enrollamos la cámara y la encintamos, para que quede más bonita y sujete la cámara. Finalmente le ponemos los lazos.

cariocas

Pelotas de malabares

Material necesario:

  • Arroz
  • Globos
  • Vaso
  • Botellín.
  • Tijeras
  • Embudo

Procedimiento: Primero llenamos el vaso con el arroz, tomando siempre la misma medida, unos 90 o 100 gramos, y los vertemos en el botellín con la ayuda del embudo. Luego inflamos un poco un globo, le damos unas vueltas al cuello del mismo y lo ponemos en la botella para ir llenándolo, no hay que llenarlo demasiado, una vez que ya tengamos el globo con el arroz, le quitamos al globo el pitorro y se verá el arroz. Finalmente, previo corte del pitorro, montamos otro globo encima, cubriendo bien el agujero del globo anterior. Cuanto más globo pongamos más resistencia tendrá.

Bolas Malabares 2

Zancos con latas.

Material necesario:

  • Dos latas
  • Martillo, destornillador y tijeras.

Con el destornillador y un golpe de martillo agujereamos las latas muy cerca del borde, por los dos lados. Cortamos la cuerda más o menos el doble de la distancia del suelo a la cintura del alumno (lo harán personalmente), pasamos la cuerda por los agujeros y hacemos un nudo. Si le das varias vueltas al extremo dentro del lazo quedar un nudo más gordo.

Se le puede poner la tapas de las latas (si se tienen) para evitar resbalones.

Indiaca.

Material necesario:

  • Arroz unos 40 o 45 gramos.
  • Globos
  • Un tapón de corcho.
  • Un plumero viejo.
  • Un trozo de tela que nos guste.

Procedimiento: Lo primero que haremos es el peso de la indiaca, que se hace igual que lo descrito anteriormente, para hacer las pelotas de malabares, salvo que tiene que tener menos peso. Cortamos un círculo de espuma de unos 5 cm de diámetro. Montamos las plumas sobre el tapón de corcho con cinta aislante muy apretada, pegamos la punta al tapón, y luego la otra opuesta. Una vez que pegamos dos de los extremos, haremos un pliegue para que los extremos libres nos queden en forma de punta, seguidamente pondremos pegamento en dichas puntas y las pegaremos al tapón. Y ya estaría la Indiaca cerrada, enrollamos cinta aislante que además de darle color, ayuda a que el tapón quede más sujeto a la tela.

indiaca

PARTE PRÁCTICA PARA LOS ALUMNOS DE 3º DE LA ESO

Para los alumnos de 3º de la ESO,  realizaremos talleres enfocados a la realización de utensilios, que nos servirán en nuestra casa, los materiales utilizados serán fáciles de conseguir, ya que se utilizarán neumáticos.

Reposa pies

Materiales:

  • Neumático viejo
  • Cuerdas de 0.5 cm de diámetro (las cuerdas de plástico son más cómodas).
  • Tapas de madera
  • Pegamento resistente
  • Patas móviles o fijas.
  • Tijeras

Procedimiento: para  ello utilizaremos un neumático de coche, el cual tendremos que girar, hay que quitar toda la grasa o suciedad del neumático, para que la superficie  este fina y limpia.

Cogemos unas cuerdas y las pegamos a la superficie de la rueda, en la parte donde la rueda tocara el suelo, hay que recubrir todo el neumático.

Con dos tapas de madera del mismo tamaño que el  agujero del neumático las tapas serán la base para sustentar las patas del reposa pies y la tapa del mismo. Pégalas al neumático con pegamento fuerte y lo dejamos secar durante 24 horas. Después anclamos las patas al reposa pies con unos tornillos. Finalmente recubrimos las tapas con las mismas cuerdas que hemos usado para el neumático, para poner las cuerdas hay que hacerlo con fuerza y pegando la cuerda a la madera para que quede bien sujeta, después pegamos las tapas al neumático.
reposa

Jardineras

Materiales:

  • Neumático viejo
  • Tierra y arena.
  • Pintura
  • Plantas o semillas.
  • Piedras

Procedimiento: Primero debemos elegir el lugar donde vamos a colocarlos en el patio los neumáticos, ya que serán demasiado pesados para moverlos, una vez estén llenos de tierra y agua. Llena los neumáticos con una mezcla de tierra o arena para macetas. También es conveniente que colocar piedrecillas para macetas en la parte de abajo y distribúyelo bien. Esto ayuda a mejorar el drenaje. Si decides pintarlos, elige colores llamativos y vibrantes para crear un rincón alegre y colorista.

Si decidimos colgarlos, habrá que lavarlos bien para quitarles todo tipo de residuos y realizar algunos agujeros en la parte inferior con un punzón para que drenen bien. A la hora de la plantación, elige flores anuales si quieres que duren una temporada. También son adecuadas las plantas enredaderas y las flores que toleran el calor y la sequía, como las flores silvestres y las caléndulas. Además, dadas las características del caucho, te puedo asegurar que tus jardineras resistirán sin mayor problema el sol, la lluvia, la nieve y las heladas.

jardineras

Nota: Para la realización de los talleres sería conveniente poner un breve vídeo donde se realizará el objeto deseado y el educador que vaya  acompañando a los alumnos en la creación de los objetos, y también realizandolos.

Ezah & Paloa Sigue leyendo