infomedioambient

¡CONOCE Y ACTÚA!

AGRICULTURA DE CONSERVACIÓN-ECOLÓGICA. UNA DE LAS SOLUCIONES CONTRA LA DESERTIFICACIÓN

Deja un comentario

Ya vimos en el post de la desertificación que uno de las causas que aumentaba la erosión y por lo tanto la desertificación de nuestros suelos era la degradación del estado del suelo, una de las principales causas de dicha degradación se debe a la agricultura convencional siendo su impacto aún mayor en los países pobres y en los que se encuentran en “vía de desarrollo”, la solución para este problema la encontramos en la agricultura sostenible, es decir, la agricultura ecológica.

En lo que respecta exclusivamente a la erosión de nuestros suelos por la agricultura convencional destacaríamos el mal uso de la tierra, la tala de bosques, los cultivos en laderas muy pronunciadas, las escasas técnicas de conservación del suelo y el mal uso de fertilizantes orgánicos. En nuestra península, La Ibérica, la degradación de los suelos se está convirtiendo en un problema de primera importancia.

Cuando se hace un cambio de cultivo, es decir, en zonas de secano ponemos regadío, no se suele tener en cuenta si ese suelo es óptimo para dicho cambio, en muchos casos el suelo no está preparado para contener tanta agua y acaba teniendo problemas debido a que el agua se encharca (no se infiltra, en un lenguaje llano no escurre hacia el interior de la tierra) esto provoca que el agua se evapore y que se acumulen las sales en el suelo, probando la famosa salinización. Según la FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), casi la mitad de las tierras de regadío del mundo han bajado su productividad por este motivo, perdiéndose del orden de 1.5 millones de Ha/año.

El mal uso de los fertilizantes y plaguicidas, está provocando la contaminación de las aguas cuando estos productos se encuentran en excesos y las aguas los arrastran, provocando la eutrofización (perdida de oxígeno y aumento de nitrógeno y fosforo) esto desencadena un aumento de la biomasa de algas, que impide que la luz penetre hacia el interior de los ecosistemas acuáticos haciendo que la fotosíntesis solo sea superficial y provocando la ya mencionada perdida de oxigeno desencadenando una disminución de la biodiversidad en dicho ecosistema.

Cuando la contaminación se produce por infiltración de estos productos, el problema aún se ve agravado, ya que en los acuíferos el flujo del agua es mucho menor que en las aguas superficiales, provocando que su concentración aumente mucho, además aún no se conoce muy bien las conexiones de las masas de agua en el interior de la tierra, haciendo muy difícil saber hacia dónde migran dichos contaminantes.

Por contraposición, si las cantidades de fertilizantes son demasiado pequeñas los nutrientes del suelo disminuyen, provocando su degradación.

En las zonas secas un gran aporte de agua se consigue de los acuíferos la sobreexplotación de estos para el regadío, está provocando como en el caso de Almería, que el agua del mar entre en ellos y se produzca la salinización de dichos acuíferos convirtiéndose el agua en salina y no pudiéndose usar para regadío y mucho menos para consumo humano, esto se debe a que al sobreexplotar dichos acuíferos el nivel del agua dulce baja y al estar conectado con el mar, llega un momento que el agua salda penetra en el acuífero, se parecería al efecto de los vasos comunicantes.

Muchos bosques se están destruyendo para dedicar esos terrenos a la agricultura provocando la disminución de los bosques y consecuentemente de los árboles uno de los mayores aliados para la lucha contra la desertificación.

La agricultura convencional gasta mucha energía para producir alimentos, provocando la emisión a la atmósfera de una gran cantidad de CO2 aumentando el efecto invernadero, también mediante la quema de bosques y pastizales libera este gas y además óxidos de nitrógeno.

Ya!!!, ya sé, ya sé que dije que este post iba a ser positivo (en el anterior), pero ya meto el último problema de la agricultura convencional y comienzo con las maravillosas soluciones, que es muy sencillo de realizar.

El último problema sería el monocultivo donde grandes extensiones de terreno son cultivadas por un único cultivo, provocando la pérdida de hábitats y de especies.

Ahora sí, vamos a meternos de lleno con la solución de la agricultura, para la lucha contra la degradación de los suelos,  que como ya he comentado sería la agricultura ecológica, que no es más que un sistema para cultivar la tierra de forma autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales. Donde se incrementa la diversidad biológica y la actividad biológica del suelo, y no se usan materiales sintéticos, usando métodos biológicos y mecánicos, buscando un agrosistema social, ecológico y económicamente sostenible (no busca la sobreproducción, busca la producción equilibrada con el ecosistema).

Al no buscar dicha sobreproducción no contamina el agua ni provoca la pérdida de nutrientes en el suelo.

Uno de sus mejores aliados para aumentar su producción, siempre sostenible, es los organismos que habitan en el suelo, las lombrices, insectos, roedores, etc.,  crean galerías haciendo que el suelo se oxigene más y añadiendo nutrientes al mismo dichos nutrientes son asimilables directamente por las plantas, de hecho el humus de lombriz (excrementos) es uno de los mejores fertilizantes existente, los residuos de estos organismos además favorecen las uniones de la arcilla y el humus mejorando la estructura del suelo; las raíces también crean estas galerías,  aireando el terreno al ir en busca de agua y nutrientes.

Además:

  • No se compacta el suelo, con lo cual el suelo está más aireado y al estar más aireado contiene más oxígeno y retiene más agua.
  • El suelo se acolcha, es decir, la hierba se corta y se deja al suelo, aumentando la humedad del suelo y protegiendo a nuestros bichitos.
  • Crear cubiertas vegetales que minimizan los daños de las gotas de agua sobre el terreno y sus raíces disminuyen la escorrentía, por tanto disminuye la erosión.
  • Las malas hierbas no se eliminan sirviendo de casa a los insectos útiles y absorben nitrógeno que posteriormente devuelven al suelo en forma de compost; si la planta tiene raíces profundas bombea nutrientes del interior del suelo al exterior haciéndoselos asimilables a las plantas con raíces poco profundas; para que no todo el terreno se llene de malas hierbas, los cultivos se rotan.
  • El suelo no debe de ser volteado por los aperos, para no alterar el orden natural del suelo y la consecuente muerte de microorganismos, ya que si microorganismos que viven en profundidad son expuestos en superficie estos morirán debilitándose nuestros suelos.
  • No se puede abusar de la maquinaria, ya que si se abusa debido al peso de la misma el suelo acabara compactándose, perdiendo porosidad, y por lo tanto pérdida de capacidad de retención del agua y pérdida de oxígeno.
  • Asociación de cultivos, esto provoca que uno ayuda a otro para crecer, ya que se complementan, esto no es más, que alternar las plantas de distintas familias, teniendo diferente necesidades nutricionales; como por ejemplo asociar frutales y hortícolas con plantas florales y aromáticas, que alejan las plagas o atraen insectos beneficiosos que favorecen el control biológico (la caléndula, ej. Atrae a enemigos naturales del pulgón).

Todo lo anterior tiene básicamente un único fin para nuestro suelo y es que este tenga la mayor cantidad de materia orgánica, si tiene gran cantidad de materia orgánica, que es el alimento de la vida del suelo,  mejora su estructura y consecuentemente ese suelo no se degradará, además de que, va a retener más humedad por lo tanto soportara una gran cantidad de plantas.

Debemos planificar la nutrición de nuestros suelos a largo plazo, mediante el aporte de materia orgánica, ya sea por restos de cultivo, de poda, abonos verdes, compost y mediante la rotación de cultivos, así la planta siempre tendrá alimento; por lo tanto si se alimenta al suelo, se alimenta a la planta. 

Al ser ecosistemas con mucha biodiversidad, las plagas disminuyen considerablemente, ya que se crea un control biológico, pero de forma natural; cosa que nunca puede ocurrir si tenemos monocultivo.

Conclusión:

Este tipo de agricultura, mejora las condiciones de la estructura del suelo haciendo muy difícil su degradación; además al existir diferentes plantas el sistema radicular también es diferente, algunas tendrán las raíces más profundas y otras más superficiales, sujetando mejor la tierra, y haciendo que la erosión disminuya.

Al aumentar la materia orgánica de forma natural no hay excedentes ni disminución de nutrientes, con lo cual no se usa fertilización, si en algún momento puntual se produce una pérdida de fertilización se puede conseguir haciendo un biofertilizante natural, por ejemplo si se necesita nitrógeno, se puede hacer un purín de ortiga y ya aportaríamos dicho nutriente a nuestro suelo.

Al ser los insectos y las aromáticas nuestros aliados no necesitamos plaguicidas con lo cual no nos tendremos que preocupar por su composición y si contaminamos o no las aguas.

Todas las prácticas que se hacen en la agricultura ecológica aumentan la fertilidad del suelo y por ello es una de las soluciones contra la desertificación.

Paloa

Webgrafía

http://www.fao.org

http://www.agricultura-ecologica.com

http://www.un.org

http://www.greenfacts.org/es/desertificacion/l-3/6-prevencion-sostenibilidad.htm

Biografía

Agricultura Ecológicar, Javier Flórez Serrano.

Introducción a  la Permacultura, Bill Mollison

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s