infomedioambient

¡CONOCE Y ACTÚA!

EL DESARROLLO DEL FRACKING (2º Parte)

Deja un comentario

La influencia de EEUU.

En la explotación del gas esquisto no sólo están los intereses de las empresas, EEUU está usando su posición de máxima potencia para influir en las políticas energéticas de los países. Una prueba es con los países pertenecientes a la antigua Unión Soviética como Ucrania, Lituania, Polonia y Bulgaria donde está sometiendo presión para que se desarrolle el fracking y que estos países no dependan del gas de Rusia, la prueba queda registrada en unas declaraciones de Hillary Clinton en julio del 2011 donde dijo: “Apoyamos firmemente la estrategia de independencia energética de Lituania, que incluye el desarrollo regional de la energía nuclear, del gas natural licuado, del petróleo y el gas no convencionales, así como las conexiones de gas y electricidad entre los Estados Bálticos y el resto de la Unión Europea”, para evitar que Rusia suministre gas a estos países están sometiendo a una fuerte presión contra las políticas medioambientales e intentando convencer de que son mejores las energías mencionadas en su frase que abastecerse de su país vecino Rusia.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) ha creado su marco normativo para Ucrania donde las empresas y EEUU buscan desarrollar el fracking; en este marco se producen los cambios “recomendados” a Ucrania en materia ambiental así como de confección y ejecución de contratos, para minimizar los impactos y asegurar la rentabilidad económica; además también se ocupa de las estrategias y los mecanismos para gestionar un posible conflicto social y así poder obtener la confianza de la población ucraniana, ya que las personas responsables de USAID son conscientes de la gran desconfianza que genera el fracking por sus impactos (Parte 1) sobre el medio ambiente y los seres vivos.

Tan sólo diez días después de la publicación del informe de USAID, Viktor Yanukóvich (el presidente ucraniano) concedió áreas de exploración a Chevron y Shell en  colaboración con la empresa estatal Nadra. Después de unos meses de las concesiones, Ucrania otorgó a ExxonMobil, Shell, omv Petrom (rumana) y Nadra un área gasífera en el mar Negro, haciendo un ligero bloqueo a Lukoil empresa rusa, y comenzando a extraer gas no convencional.

En abril del 2012, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández nacionalizo mediante la Ley de Soberanía Hidrocarburífera las acciones de la empresa española Repsol YPF, ahora dicha empresa la dirige Miguel Galucció, ex-ejecutivo de Schlumberger, segunda empresa a nivel mundial de servicios petroleros, la estrategia de YPF está basada en el fracking. El principal yacimiento de gas no convencional se encuentra en Neuquén en los términos de Vaca Muerta y Los Molles, el 20 de diciembre del 2012 Galuccio concedió a Chevron la licencia para la creación de 100 pozos y ocho días después concedió otra licencia al grupo argentino Bulgheroni para crear 130 pozos en la región de Vaca Muerta.

Uruguay: La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) de Uruguay en el 2013 hizo público que tenía tres contratos para la exploración y explotación de hidrocarburos, dos de ellos con la empresa estadounidense de Schuepbach y el tercero con la argentina YPF. Al finalizar el 2013 ANCAP, empresa uruguaya de hidrocarburos, reflejó su posición de querer asociarse con YPF, para la extracción de gas no convencional en Vaca Muerta, con un apoyo general de las autoridades uruguayas. Un mes más tarde, ANCAP e YPF firmaron un contrato de prospección de hidrocarburos, por un plazo máximo de dos años, sobre un área de 9.694 km2 que cubre parte de los departamentos de Tacuarembó, Salto, Artigas y Rivera, pertenecientes a Uruguay.

En febrero del 2013 se dio una conferencia en Buenos Aires llamada “Cuencas Emergentes de Petróleo y Gas No Convencional – Sudamérica 2013”, asistiendo a dicha conferencia los grandes directivos de las empresas de hidrocarburos y funcionarios de alto nivel en el gobierno, en dicha conferencia se examinaría “el riesgo político y regulador contra las recompensas geológicas para determinar la viabilidad económica de invertir en los siguientes países: Colombia, Brasil, Argentina, Perú, Chile, Ecuador, Paraguay y Uruguay”.

TTIP

La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP) es un acuerdo comercial entre EEUU y la Unión Europea, dicha asociación amenaza la capacidad de los Gobiernos para proteger a las comunidades, a los ciudadanos y al ambiente frente a nuevas tecnologías contaminantes como en nuestro caso el fracking. Abarca una gran variedad de temas y sectores, como la seguridad alimentaria, los productos transgénicos, los productos químicos tóxicos, etc. Este acuerdo es un ataque directo ante la “democracia”, ya que merma o erosiona las elecciones democráticas para proteger el ambiente y a las personas frente a los intereses de las grandes corporativas. Este acuerdo permite a las corporativas a pedir una indemnización cuando las decisiones de un Gobierno afecten a sus ganancias, ejemplo, una actividad que se demuestre efectos claros de destrucción del ambiente, y no estuviese regulada, pase a estar regulada o quede prohibida, la empresa responsable de dicha actividad puede llevar a los tribunales al Estado donde realiza dicha actividad y solicitar una indemnización por pérdidas económicos.

La cláusula es denominada “solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS), si se incorpora dicho acuerdo, permitirá a las corporaciones reclamar una indemnización por daños y perjuicios ante tribunales que funcionan a puerta cerrada si considera que sus ganancias se han visto negativamente afectadas por cualquier cambio en las normas o políticas de un país.

Ejemplos, la gigante empresa energética Vattenfall, está exigiendo más de 3.700 millones de euros al Gobierno alemán en concepto de indemnización después de que el país votara a favor de eliminar progresivamente la energía nuclear.

Mediante este acuerdo las compañías estadounidenses con inversiones en Europa podrían denunciar a la UE por las regulaciones estatales o locales sobre el fracking, si dichas empresas ganan el juicio, recordemos, que los tribunales son internacionales, pero privados, los ciudadanos europeos deberían indemnizar a dichas empresas por no seguir realizando esta actividad contaminante para el ambiente y la salud.

El caso bochornoso de Quebec.

En la cuenca Utica de Canadá en el valle del río St. Lawrence en Quebec, hay una cantidad de 5 trillones de metros cúbicos de gas natural no convencional, por ello las compañías de energía y gas están reclamando derechos de extracción sobre el gas esquisto.

La resistencia pública contra el fracking por sus impactos hizo que el gobierno de Quebec impusiera una moratoria sobre la actividad en junio del 2011, para que poder completar el estudio de la evaluación de impacto ambiental, por ello se prohibieron todas las licencias mineras, incluidas tanto las de petróleo como las de gas de Lone Pine Resources. En el 2012 dicha moratoria continuó, y por ello la empresa Lone Pine Resources decidió denunciar a Canadá por la ilegalidad de la moratoria, dicha empresa puso su denuncia en EEUU en Delaware donde tiene una filial, esta denuncia tiene todo el amparo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), acuerdo igual que TTIP, pero siendo los países miembros Canadá, EEUU y México. La empresa está reclamado a Canadá 250 millones de dólares canadienses más intereses de indemnización.

Lone Pine sostiene que la moratoria de Québec es “arbitraria, caprichosa y significa la revocación ilegal de [su] valioso derecho de explotar gas y petróleo”. La empresa afirma que el Gobierno actuó con “sin un propósito público definido”, aunque la moratoria es solo temporal, hasta que se estudien debidamente los impactos ambientales. Milos Barutciski, un abogado del bufete Bennett Jones que representa a Lone Pine, describe la decisión como una “acción administrativa caprichosa que se tomó por motivos meramente políticos, que es exactamente contra lo que se supone que protegen los derechos del TLCAN a los inversores”.

Como queda demostrado ante los ejemplos expuestos tanto el acuerdo de TLCAN, como el que se pretende hacer entre Europa y EEUU, TTIP, deja patente que los intereses de las empresas están muy por encima de tener un ambiente adecuado o del derecho de las comunidades a decidir sobre su futuro y oponerse a proyectos destructivos como el fracking.

El caso Europeo

La postura de Europa se mantiene por el momento crítica ante esta técnica, a pesar de que ya hay más de 100 pozos repartidos por el territorio, pero su uso es con carácter de investigación, la presión ciudadana y de los ayuntamientos está haciendo posible que el desarrollo de esta técnica se esté mirando con lupa.

La presión ciudadana

En Europa la oposición al fracking se está propagando rápidamente a medida que las personas son conscientes de los impactos que esta técnica conlleva. Las medidas de ciertos gobiernos ante la presión ciudadana están siendo moratorias, prohibiciones o regulaciones ambientales más severas. En países como Reino Unido, Polonia y Rumania han realizado alguna exploración, otros países como Francia y Bulgaria lo han prohibido y Austria y Lituania han fortalecido su marco normativo.

En Francia ocurrió dicha prohibición en el 2011, se suspendieron las licencias otorgadas a Schuepbach (empresa de gas y petróleo) y de la transnacional francesa Total, ambas compañías han puesto demandas a Francia, si se aprueba el TTIP dichas prohibiciones podrían ser recurridas ante un tribunal privado y volver a otorgarles las licencias de explotación que tenían inicialmente.

España

En España cuatro empresas importantes de hidrocarburos han creado la coalición Shell Gas España, y han solicitado más de un centenar de autorizaciones para hacer prospecciones, de estas la mitad han sido concedidas, pero aún no se han realizado ninguna de esas prospecciones. En Aragón, Castilla y León y Andalucía son las áreas más afectadas, pero es en El Pais Vasco donde el número de licencias se dispara; según Ecologistas en Acción hay concesiones con un impacto muy grave como son las de la vega andaluza del Guadalquivir muy próxima a los acuíferos, otros permisos concedidos pueden afectar a espacios protegidos como es el caso de las Lagunas de Ruidera, y también el abastecimiento de agua potable se ve afectada como en el caso de Subijana  en Álava.

En febrero del 2013 se votó una moción presentada por izquierda Plural (IU-ICV-CHA), para pedir la prohibición del fracking en España. Votaron en contra de dicha prohibición PP, CiU y UPyD, a favor de que se prohibiese: Izquierda Plural, PSOE y se abstuvieron PNV, FAC y UPN.

Los ciudadanos que están en contra del fracking pretenden que el estudio de impacto ambiental (EIA) se haga en conjunto en toda la plataforma, en lugar de hacer la EIA en cada pozo de forma individual, si se hiciese en su conjunto dicho estudio daría un resultado negativo, como se están realizando los estudios, parece que cada pozo actúa de forma aislada y esto no es la realidad de esta técnica (Parte 1).

La primera plataforma ciudadana que se creo fue en Álava en el 2011, el trabajo desarrollado se planteó a escala local, es decir, de municipios donde se daban charlas informativas sobre esta técnica y presentaban mociones en los ayuntamientos.

Una de las plataformas con más apoyo de la ciudadanía es “Municipios Libres de Fracking” formada por personas de Álva, Guipúzkoa, BizKaia, Burgos, Soria y Cantabria.

Si pensamos en empleo, y tomamos como referencia el país impulsor del fracking EEUU, trabajan 1.700.000 personas en 400.000 pozos, es decir una media de 4.25 en pozo. En España se crearían unos 55.000 empleos, haciendo una comparativa con EEUU, y se explotarían unos 13.500 pozos para poder tener ese ratio. Pero hay que mencionar que estos puestos de trabajo son de baja cualificación y de baja duración, recordemos que la vida media de los pozos estaba comprendida entre 5-7 años.

Conclusión  

Como ya hemos visto el fracking es una de las técnicas más dañinas para el planeta y sus seres vivos, aparte de poder provocar problemas in situ como son la contaminación de los acuíferos o terremotos, los gases emitidos en esta técnica, entre ellos el metano, aumentan considerablemente el efecto de invernadero con el efecto colateral que esto conlleva sobre el cambio climático, recordemos que el metano es 23 veces más contaminante que el dióxido de carbono, también cabe recordar que algunos de los aditivos usados en el agua para agrandar las grietas son altamente cancerígenos y mutagénicos como el benceno o el tolueno.

A pesar de ello los mercados están muy interesados en poder explotar los hidrocarburos no convencionales, ya que para las empresas suponen un gran aporte de capital, por ello los grandes lobbys de hidrocarburos están sometiendo a los Estados a una fuerte presión; los acuerdos de libre comercio como el TLCAN y el TTIP (este último en tramitación) dan todo el poder a las corporaciones siendo los Estados y ciudadanos, meros espectadores de lo que las corporaciones decidan.

De lo anterior radica la importancia de la presión ciudadana, para hacer frente a dichos acuerdos y presionar a los Estados, para que no pierdan la soberanía de sus pueblos; desde que se conocen los impactos del fracking las plataformas antifracking no han parado de crecer comenzando en EEUU (donde se desarrolló dicha técnica) y extendiéndose rápidamente por todo el mundo, en Europa es uno de los continentes donde más plataformas existen y donde hay un mayor número de moratorias y prohibiciones contra el fracking, esto también esta favorecido gracias a que nuestras políticas medioambientales no son tan laxas como en EEUU o Latinoámerica. En EEUU hay una gran concienciación ciudadana, y se han filmado documentales con una amplia repercusión internacional como el conocido documental “Gasland” dirigido por Josh Fox que estuvo nominado al Oscar en el 2011, dicho documental hizo una denuncia documentada sobre la excavación por fracking en 34 estados, en él se refleja no solo el daño producido al ambiente sino también refleja los testimonios de personas afectadas por la contaminación de sus aguas en sus tierras y por problemas neurológicos de la emisión de gases.

Actualmente tenemos una clara alternativa al fracking donde no se pone en peligro ni el ambiente ni a los seres del planeta, las renovables, se plantean como la alternativa, es verdad que aún hay que mejorar su eficiencia, pero con inversiones en investigación y desarrollo se conseguirá, además recordemos que el fracking si se tiene en cuenta todos sus impactos, las toneladas de agua gastadas, etc., para el gas que se consigue resulta mucho menos eficiente que cualquier energía renovable.

Referencias

  • Fracking: un pozo sin fondo. Cómo el acuerdo comercial entre la UE y los EE.UU. amenaza con expandir el fracking.
  • Bachetta, Víctor (2012): “La última obsesión energética”, Semanario Voces, febrero 2012.
  • La Calle, Abel (2012):Informe sobre la compatibilidad con el Derecho comunitario de la fragmentación en diversos proyectos de las labores correspondientes al permiso de investigación de hidrocarburos ENARA 1614 en las Comunidades Autónomas de Castilla y León, y País Vasco, Fundación Nueva Cultura del Agua, abril 2012.
  • Fox, Josh (2010):Gasland.

http://www.ecologistasenaccion.org/article7910.html

http://periodismohumano.com/sociedad/medio-ambiente/todo-lo-que-deberias-saber-sobre-el-fracking.html

http://frackingezaraba.org/que-es

http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/cambio_climatico/Fracking-GP_ESP.pdf

Paloa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s